Más de 50 centros especializados en el tratamiento del cáncer

Seleccionar página

Biopsia de próstata

Inicio > Cáncer de próstata > Biopsia de próstata

La biopsia de próstata es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se perfora la próstata a través del recto y se obtiene tejido prostático para ser estudiado por el patólogo en busca de cáncer.

La técnica más común es introducir una aguja flexible acoplada a una sonda ecográfica a través del ano y atravesar con la aguja la pared del recto hasta llegar a la próstata. Se utiliza una pistola de resorte que dispara la parte interna de la aguja hacia adelante para luego retrocederla y cortar el tejido prostático durante el retroceso.

Se emplea anestesia general o regional (peridural o raquídea) para su realización evitando así dolor en el paciente en su realización. Generalmente se toman muestras de las distintas regiones que componen la próstata para discriminar si hay o no cáncer.

El hecho de ser negativa la prueba no descarta completamente la no existencia de cáncer debiendo repetirse de nuevo el procedimiento si existen altas sospechas de que pudiera existir. El motivo es que durante la biopsia se toman muestras que representan menos del 1% del tejido prostático y puede que en estas muestras coincida que no hay cáncer especialmente si este es microscópico y las muestras se han tomado de manera ciega.

Las complicaciones de esta intervención son principalmente hemorragias bien en el recto o bien en la orina, dolor e infecciones. Otras como fístulas, impotencia o infecciones generalizadas graves (septicemia) son infrecuentes.