Más de 50 centros especializados en el tratamiento del cáncer

Seleccionar página

Cáncer de estómago

Inicio > Cáncer de estómago

¿Qué es el cáncer de estómago?

El estómago se divide en:

  • Cardias:Es el esfínter que separa el esófago del estómago. Funciona como una válvula que impide que el contenido gástrico refluya al esófago.
  • Cuerpo gástrico:A su vez se divide en tres porciones: fundus (parte proximal), cuerpo y antro (parte distal).
  • Píloro:Zona de unión del estómago con el intestino delgado.

Cada año se diagnostican en España cerca de 7.800 casos nuevos de cáncer gástrico. Suele afectar con mayor frecuencia a varones y la edad de mayor incidencia es entre los 50 y 60 años.

La mayoría de los tumores gástricos malignos son adenocarcinomas (ya sea de tipo intestinal que parece estar relacionado con factores de riesgo [tabaco, alcohol] o de tipo difuso, de peor pronóstico, más frecuente en personas jóvenes). Otras variantes menos frecuentes incluyen linfomas gástricos, tumores del estroma (GIST) o tumores neuroendocrinos.

Síntomas del cáncer de estómago y diagnóstico

En general, en las fases más tempranas de la enfermedad el paciente no presenta síntomas, o éstos son mínimos. Cuando los síntomas aparecen, el paciente refiere dolor abdominal, generalmente en la parte alta, y sensación de plenitud tras la ingesta (incluso con escasa cantidad de alimento). Otros síntomas frecuentes son los vómitos, las náuseas, la pérdida de peso no justificada, y un síndrome constitucional (astenia y anorexia). Con frecuencia el tumor puede romper un vaso y producir sangrados más o menos intensos que se traducen en melenas (heces de color negro por la sangre digerida) y anemia por la pérdida constante de sangre.

Causas y prevención del cáncer de estómago

En la actualidad se conocen una serie de factores que juegan un papel importante en la aparición y desarrollo de este cáncer:

Estadios del cáncer de estómago

Con el fin de determinar el tratamiento más adecuado para el cáncer de estómago, es importante conocer la extensión de tumor. Dependiendo de si el tumor está confinado al estómago, invade estructuras vecinas u órganos a distancia, el tumor se clasifica en diferentes estadios:

Tratamientos para el cáncer de estómago

El tratamiento del cáncer gástrico es multidisciplinar y depende de la fase en la que se encuentre la enfermedad en el momento del diagnóstico, edad del paciente, y localización del tumor.

En general, el tratamiento está basado en la combinación de alguno de estos tratamientos: cirugía, tratamiento con radiaciones y quimioterapia. Siendo, de entrada, el tratamiento de elección la cirugía (gastrectomía radical).

Aquellos pacientes a los que se les ha podido resecar el tumor, pero con lesión localmente avanzada o con afectación ganglionar, son candidatos a tratamiento complementario tras la cirugía (adyuvante) con quimioterapia y/o radioterapia.

Los pacientes que son inoperables o con tumores irresecables, son tratados con quimioterapia de inducción.

En aquellos casos en los que la enfermedad está diseminada (afecta a otros órganos), la quimioterapia es el tratamiento de elección. La radioterapia, en esta fase de la enfermedad, tiene una finalidad más paliativa que curativa y es fundamental en el control de síntomas como el dolor, la hemorragia o la obstrucción intestinal, mejorando la calidad de vida de los pacientes.

Pronóstico del cáncer de estómago

El desarrollo científico y tecnológico de los últimos años ha permitido una mejora en el diagnóstico y tratamiento del cáncer gástrico, lo que se traduce en cifras de supervivencia global (sin tener en cuenta el estadio, edad, o histología) en España del 31% a los 5 años tras el diagnóstico, frente a la media europea, que se sitúa en torno al 25% a los 5 años. España con Italia, Alemania y Austria registran las tasas de supervivencia más altas de Europa.

La incidencia de este tumor ha descendido en las últimas décadas debido a la mejora en la conservación de alimentos.

Psico-Oncología

La supervivencia y la calidad de vida del paciente con cáncer de estómago han mejorado en la última década y la tendencia continúa gracias a los avances en las técnicas de diagnóstico y alternativas terapéuticas.

Las estrategias quirúrgicas del cáncer de estómago (gastrectomía subtotal o radical) han avanzado notablemente, aunque pueden condicionar la calidad de vida del paciente. El paciente tendrá que afrontar ciertos cambios en sus hábitos dietéticos y adaptarse a las posibles modificaciones en las pautas de alimentación.

Reacciones emocionales de inseguridad, preocupación y dudas ante el diagnóstico y los efectos de los tratamientos son normales y frecuentes. Compartirlas con el equipo médico y el entorno más cercano puede ayudar al paciente a evitar situaciones de aislamiento y mejorar la comunicación con su entorno.