Más de 50 centros especializados en el tratamiento del cáncer

Seleccionar página

Cáncer de cérvix o cuello uterino

Inicio > Cáncer de cérvix o cuello uterino

¿Qué es el cáncer de cérvix o cuello uterino?

Cáncer de úteroEl cérvix o cuello del útero se encuentra situado en la parte inferior del útero y comunicado en la parte inferior con la vagina. Cada año se diagnostican en España aproximadamente 2.500 casos nuevos de este tumor.

Principalmente existen dos tipos de cáncer de cérvix: el carcinoma escamoso, que es el más frecuente (85% de los casos) y el adenocarcinoma que se da en el 15% restante.

Síntomas de cáncer de cérvix y diagnóstico

Los síntomas más frecuentes del cáncer de cérvix son el sangrado entre menstruaciones o tras el coito, y dolor pélvico. Aunque en la mayoría de las ocasiones la paciente se muestra asintomática y el diagnóstico se realiza en las revisiones periódicas con el ginecólogo.

Para un correcto diagnóstico del cáncer de cérvix es necesaria la realización de estudios que permiten confirmar o descartar la presencia de un carcinoma en cuello de útero. Este tipo de estudios pueden ser:

Causas y prevención del cáncer de cérvix

El factor de riesgo más importante que se ha relacionado con el desarrollo del cáncer de cuello uterino es la presencia del virus del Papiloma Humano (VPH), adquirida por una infección a través de un contacto sexual. Relacionándose fundamentalmente con los subtipos 16 y 18. En la actualidad, existen vacunas que protegen de la infección de este virus y están incluidas dentro del calendario vacunal para las niñas a partir de los 9 años (variable dependiendo de cada Comunidad Autónoma). Estas vacunas, aunque cubren la mayoría de tipos de VPH causantes de cáncer, no protegen contra todos los subtipos. Sigue siendo necesario realizar periódicamente la citología vaginal(Papanicolaou), que permitirá detectar precozmente el cáncer de cuello uterino y los cambios precancerosos, especialmente si la mujer no ha sido vacunada o ya tiene la infección de VPH.

Etapas del cáncer de cérvix

Con el fin de determinar el tratamiento más adecuado para el cáncer de cuello de útero, es importante conocer la extensión de tumor. Dependiendo de si está confinado al cérvix, invade estructuras vecinas u órganos a distancia, el tumor se clasifica en diferentes estadios. La clasificación de FIGO es la más comúnmente empleada

Tratamiento para el cáncer cervicouterino

El tratamiento del cáncer de cérvix es multidisciplinar y varía en función de la fase en que se encuentre la enfermedad:

Pronóstico del cáncer de cervix

Un mayor conocimiento en la génesis, crecimiento y tratamiento de este tumor ha permitido una mejora en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de cérvix, lo que se traduce en un incremento de la supervivencia a nivel mundial a lo largo de los años (41% para casos diagnosticados entre 1980 y 1985, y 69% para los diagnosticados entre 1990 y 1994), y se espera que esta tendencia continúe.

La supervivencia global de las pacientes con cáncer de cérvix en España es superior a la media europea y similar a la registrada en EEUU (aproximadamente un 70% a los 5 años del diagnóstico).

La mortalidad en España, se puede considerar muy baja (3,1% de todos los cánceres en 2012) y su tendencia es decreciente.

Psico-Oncología

La supervivencia y calidad de vida de la mujer con cáncer de cuello de útero han mejorado en la última década y la tendencia continúa gracias a los avances en el diagnóstico precoz y en las alternativas terapéuticas.

A nivel psicológico, la naturaleza y el tratamiento del cáncer de cuello de útero pueden provocar un estrés añadido para la mujer que lo padece, frecuentemente relacionado con la localización de la enfermedad, con su relación con el Virus del Papiloma Humano (VPH) y con la aplicación y efectos secundarios de los tratamientos.

Tanto el cáncer de cuello de útero como los tratamientos pueden provocar determinados cambios hormonales, síntomas y disfunciones sexuales o dificultades en la relación de pareja que pueden afectar a nivel emocional.

Los avances tecnológicos, científicos y la experiencia con el uso de estas terapias han permitido que estos efectos secundarios sean cada vez menos frecuentes.

Una buena comunicación con el equipo médico para informarse sobre la enfermedad y los efectos de los tratamientos, una comunicación sincera y abierta con la pareja y un abordaje psicoterapéutico para el manejo de estas dificultades y el malestar emocional, ayudan a la mujer con cáncer de cuello de útero a desarrollar estrategias de afrontamiento orientadas a mejorar su calidad de vida durante y después de la enfermedad.